Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


callejeando_por_la_memoria

Callejeando por la meomoria

Una calle para el profesor

Fuente: José Manuel Guitiérrez. La Oponión Coruña

La finca que la familia Durán tenía al borde de Juan Flórez es el lugar surcado hoy por la calle Médico Durán, padre de Antonio Durán Cao, para el que uno de sus descendientes propone que su nombre sea dado a otra de las vías de la zona, División Azul, cuya denominación debería suprimirse por la ley de la memoria histórica. El Ayuntamiento ya acordó en 2009 dedicar una calle a este prestigioso coruñés

JOSÉ MANUEL GUTIÉRREZ| A CORUÑA El próximo 2 de noviembre hará tres años que el pleno municipal decidió dar el nombre de Antonio Durán Cao a una calle de la ciudad, sin que durante todo ese tiempo hayan surgido iniciativas para cumplir ese acuerdo. Ante la falta de ideas en el Ayuntamiento sobre este proyecto, Emilio Durán, hijo del coruñés a quien debe homenajearse con la dedicatoria de una vía en su localidad natal sugiere que se haga con la que ahora lleva la denominación de División Azul y que, de acuerdo con la ley de memoria histórica, tendría que variar su nombre.

La elección de este lugar no ha sido realizada al azar, puesto que lo que hoy es una calle fue en el pasado parte de la finca que la familia Durán poseyó en esta parte de la ciudad y que incluso fue el lugar de nacimiento del propio Antonio en el año 1891. Su padre fue el famoso médico Ángel Durán Vilarnovo, popular no solo por su actividad como galeno, sino también por su afición a los automóviles, que le llevó a ser el propietario del primer vehículo de motor que circuló en España, según aseguraba él mismo.

La calle División Azul se cruza además con la de Médico Durán, en recuerdo precisamente del padre de Antonio, quien fue enviado a Suiza con catorce años para ingresar en un internado junto con sus hermanos, lo que le permitió cursar estudios de Comercio, así como aprender francés, italiano, alemán e inglés, idiomas en los que se manejó con soltura durante toda su vida. Trabajó como corresponsal en una fábrica alemana y en una naviera inglesa hasta su regreso a España, donde montó con su padre en 1914 la primera empresa gallega de transportes con vehículos de motor, que fracasó por el recelo del público hacia los primeros camiones.

Fue entonces cuando optó por ejercer como agente comercial y representar en A Coruña a empresas nacionales y extranjeras, lo que le llevó a ser uno de los fundadores en 1925 del Colegio Nacional de Agentes Comerciales. Años antes, había comenzado su actividad docente en la Escuela Profesional de Comercio, en la que permaneció hasta 1934, fecha en la que gana la cátedra de Francés en el mismo centro de Santa Cruz de Tenerife, del que luego pasó al de León. En 1944 vuelve a su ciudad para incorporarse a la Escuela de Altos Estudios Mercantiles, de la que fue nombrado director en 1949 y en la que desarrolló su labor educativa hasta su jubilación a los setenta años.

Antonio Durán, fallecido en 1982, no solo tuvo relevancia en el mundo académico, sino que fue concejal en 1922, 1946 y 1947 -época en la que propuso construir el parque de Santa Margarita-, presidente de la Sociedad Filarmónica Coruñesa, director de la empresa Electra Popular Coruñesa, miembro de la Cámara de Comercio y del Consejo Local del Banco de España. El Gobierno decidió premiar su larga carrera como profesional de la enseñanza con la Cruz de Alfonso X El Sabio y su amplia actividad laboral con la Medalla al Mérito en el Trabajo.


callejeando_por_la_memoria.txt · Última modificación: 2016/09/29 09:12 por isabel